102 ANIVERSARIO DEL GENOCIDIO ARMENIO

 

 
 
SUMATE YA !!


  APRENDE ARMENIO


ESCUCHA A ALIN & TALIN

28-05-2013 | CATEGORÍA: GENERAL (clic)  Visitas 5920 | Comentarios 2
 

28 DE MAYO DE 1918. LA PRIMER INDEPENDENCIA. NACE LA REPUBLICA DE ARMENIA

 Home  Comentar  Imprimir  Recomendar
« Nota anterior Próxima nota »
 

¡¡ QUE VIVA LA PRIMER REPÚBLICA DE ARMENIA !!

 

 

 

Aram Manukian, forjador del 28 de Mayo de 1918

 
A 96 años de la Independencia de Armenia
 
 
Abandonados a su suerte, los armenios prefirieron confiar en sus fuerzas. Todos los sectores se unieron, organizados bajo la conducción de Aram Manukian, triunfador en la epopeya de Van.
 
En Sardarabad, Pashaparán y Gharakilisé venció la vida con ideales sobre el plan genocida del Imperio. Entre las cenizas del genocidio perpetrado por Turquía, tuvimos nuevamente un estado nacional en suelo patrio después de 9 siglos de dominio otomano, con la República de Armenia creada el 28 de Mayo de 1918.

Un año después se declaró la Armenia libre, unida e independiente y el 10 de Agosto de 1920 se firmó el Tratado de Sevres que la reconocía. En 1988, la lucha por Karabagh apuntaló la nueva independencia lograda en 
septiembre de 1991.
 
 
 
 
 
 
Apuntes sobre el desarrollo histórico que desembocó en la creación del estado el 28 de Mayo de 1918
A casi un siglo del surgimiento de la República de Armenia (I° parte)
 
 
En 1905 se volvió visible en el Cáucaso el objetivo político del panturquismo, y sus acciones agresivas contra los derechos humanos las minorías y los pueblos sometidos al Imperio turco-otomano. La autodefensa desplegada por los armenios contra el accionar de los grupos turco-azeríes (entonces conocidos como tártaros) aliados con los funcionarios zaristas, se manifestó en las principales capitales de la región. La rápida acción de la resistencia permitió enfrentar con éxito ese primer paso del plan genocida.
 
El segundo gran intento comenzó con la asunción al poder de los Jóvenes Turcos en 1908, quienes aprovechando el ingreso de Turquía a la Primer Guerra Mundial, pusieron en acción otro plan -esta vez en Armenia y Asia Menor-, para concretar el objetivo de exterminar a varias naciones originarias como los armenios, asirios, griegos del ponto, kurdos, etc.
 
El 24 de Abril de 1915 comenzó en Constantinopla el Primer Genocidio del Siglo XX, que continua todavía, con la intención de exterminar a toda la nación armenia, apropiarse de los territorios ancestrales y que –como lo atestiguan fuentes insospechables-  la mención de lo armenio figurase únicamente en los museos. En el Imperio Zarista, cayó la monarquía, se instauró una república y se produjeron grandes e impensables cambios políticos.
 
El plan preparado por Lenín y sus partidarios, quienes llegaron a Petrogrado desde Suiza, el 16 de abril de 1917, era el siguiente:
 
1. Tomar el gobierno y crear Soviets (parlamentos urbanos de soldados y campesinos, que respondan a sus órdenes)
2. Con el gobierno de Rusia en sus manos, poner fin unilateralmente a la guerra, firmando la paz con sus ex enemigos Alemania y Turquía, sin consultar a Francia e Inglaterra, sus ex aliados occidentales.
 
Los bolcheviques eran una minoría, pero mediante los soviets, explotaron el descontento del pueblo y de las tropas para derribar el gobierno de Kerenski.
 
En junio y agosto de 1917, se desarrollaron en Bakú el segundo y tercer congreso panturquista, donde se adoptaron resoluciones más agresivas. Las organizaciones extremistas turcas de Rusia exhortaron al Imperio turco-otomano a invadir el Imperio ruso-zarista. El ingreso de los ejércitos turcos en el Cáucaso, provocó gran alegría a los azeríes. Uno de los objetivos era fragmentar a las naciones originarias, formando pequeñas autoridades, pero de manera tal que en todas ellas sea mayoritaria la población turca.
 
El 7 de noviembre de 1917, comenzó la insurrección con los soldados que volvían del frente, y Lenin tomó el poder. El 15 de noviembre, se publicó la declaración de los derechos de los pueblos de Rusia, firmado por Lenín y Stalin, donde se prometía lo siguiente, refiriéndose a los pueblos del imperio zarista:
 
1. Igualdad y soberanía para todas las naciones. 
2. Derecho a la autodeterminación de todas las naciones, incluso su separación y la constitución de estados independientes.
3. Abolición de privilegios y de las restricciones al libre desarrollo de las minorías y de los grupos étnicos.
 
El nuevo gobierno declaró nulos todos los tratados firmados con Constantinopla y Teherán, y empezaron a evacuar sus tropas. En el frente externo, se iniciaron las negociaciones en Brest-Litovsk, y el 3 de marzo de 1918 firmaron un “tratado de paz”, mediante el cual, entre otras claúsulas, Rusia entregaba los territorios armenios de Kars y Ardahán, al Imperio turco-otomano nuevamente.
 
A principios de 1918, el ejército ruso del Cáucaso abandonaba masivamente el Asia Menor y Armenia, retirándose en desorden. Los turcos no habían avanzado, pero los rusos partieron muy pronto. Los armenios que quedaron solos, trataron desesperadamente de defender el país armenio, donde tenían lugar los combates y se sufrían los daños. Los soldados armenios del ejército ruso, se unieron creando regimientos de voluntarios, llegando a contar con apenas 35.000 hombres, quienes debieron reemplazar al ejército de un imperio, que tenía diez veces más soldados, y enfrentar a un enemigo, también diez veces más poderoso. Lenín había otorgado el derecho a la autodeterminación, pero, en el caso armenio, al retirar sus soldados también los dejaba indefensos frente al avance turco. De esa forma, se reconocía un derecho, pero no se lo podía ejercer. Los armenios habían sufrido y seguían sufriendo el Genocidio perpetrado por los turcos.
 
A fin de diciembre de 1917, se firmó un decreto prometiendo particularmente a los armenios, el derecho a la autodeterminación en los territorios ocupados por Rusia en Armenia, que estaban en poder de Turquía, hasta la completa independencia. Este decreto especial, agudizaba el problema de los armenios, a pesar de haber designado a Stepán Shahumian (descendiente de una familia de la nobleza del norte karabaghí), como Comisario extraordinario del Cáucaso. Como afirmó el historiador soviético P. Porian, retirar las tropas rusas de Armenia, significaba que los armenios quedaran a merced de los turcos.
 
Los voluntarios armenios, que habían asumido la defensa de los sobrevivientes del Genocidio, hacían lo imposible para resistir. El 29 de septiembre de 1917, se había reunido en Tiflís, un congreso panarmenio que designó un organismo ejecutivo: el Consejo Nacional Armenio, de 15 miembros: seis de la FRA Tashnagtsutiún, tres independientes, dos socialistas revolucionarios, dos social-demócratas y dos populares. Antes del golpe de Lenin, se habían realizado elecciones para una Asamblea Constituyente.
 
En Transcaucasia fueron electos 12 georgianos, 10 azeríes y 9 armenios. Con Lenín en el poder, las naciones de Transcaucasia no se separaron de Rusia, pero tenían otra política y crearon un gobierno propio, un parlamento con 93 diputados, con una proporción de origen nacional, similar al de la Asamblea Constituyente. A principios de abril de 1918, se proclamó la República Democrática Federativa de Transcaucasia (Seim), creándose un gobierno compuesto por cuatro georgianos, cuatro azeríes y cuatro armenios, quienes aplicando el decreto de Lenin, se separaron de Rusia. Sin embargo, aunque era un gobierno de coalición, cada una de las tres naciones estaba en desigualdad de condiciones. Los azeríes, en virtud del plan panturquista, trabajaban a favor del ejército turco; los georgianos pactaban secretamente con los alemanes, para que Georgia no sea parte beligerante; y los únicos que cargaron con el peso de la guerra, fueron obligadamente los armenios, quienes no tenían ni aliados, ni recursos, -solamente voluntarios y mártires. Por la retaguardia, los azeríes atacaban en Bakú, Gandzak, Shamaj, Najicheván y Karabagh.
 
Los azeríes presentaron un ultimátum a los armenios, exigiéndoles suspender la resistencia contra los turcos. Estas acciones le daban la posibilidad a Turquía de concretar el objetivo de dominar todo el Cáucaso por la línea Kars, Surmalú, Najicheván, Zankezur y Karabagh. Fue allí donde se decidió la suerte y el futuro de Armenia. Los triunfos en Zankezur y Karabagh fueron claves para la subsistencia de la nación armenia.
 
Las máximas concesiones de la Turquía invasora eran apenas “respetar” un pequeño fragmento de solamente unos 15.000 km² de lo que sería la República, En abril de 1918, Chartinier (ver “Información” de la Academia de Ciencias de Armenia, 1985), representante de Francia, dijo a su país que los turcos, junto con los alemanes, están preparándose para llegar hasta Krasnovostk, Turquestán, en cumplimiento de los objetivos panturquistas, y Hindenburg, general del Imperio Alemán, (ver K. Yaghdjian, “Abdul Hamid II, el Sultán Rojo, Beirut, 1980) afirmó que la “Cuestión Armenia está incluida en las cuestiones que abarcan el panturquismo y el panislamismo”.
 
El general turco Vehib Pashá reclamó, amenazó y obtuvo del Seim la entrega de Kars, que fue concedida sin conocimiento de los miembros armenios del gobierno. La política turca fue -como lo es hoy también-,  pretender cada vez más, si sus contrincantes demuestran debilidad. Primero exigían reconocer el tratado de Brest-Litovsk; luego, -además de Batum- Georgia debía renunciar a la región armenia de Djavajk, y por su parte los armenios, además de Kars y Ardahán, debían entregar Alexandropol, Ajalkalak, Shirak, Echmiadzín, Surmalú y los ferrocarriles que unían algunas de estas localidades. Esto, sin contar grandes cargas económicas, que ponían a toda la región bajo su influencia. A pesar de todo, los armenios resistieron en todos los frentes con todas sus energías. En Bakú enfrentaron a los invasores turcos hasta el 15 de septiembre. En Vaspurakán, los armenios que se retiraban, junto a los asirios, detuvieron el avance del ejército turco durante varios meses. El alto mando alemán reconoció que la destrucción de su frente occidental fue debido a la falta de petróleo, porque los turcos no pudieron ocupar Bakú: “los que impidieron esa ocupación fueron los armenios”.
 
La lucha por la vida
 
En este enfrentamiento desigual, en mayo de 1918 un millón de armenios lucharon por la vida en torno al monte Aragadz. Pocos meses antes se había creado el Consejo Nacional Armenio de Ereván, con representantes de todos los partidos políticos y encabezados por el delegado del Consejo Nacional Armenio de Tiflís, Aram Manukian. En un fervoroso e histórico mitín realizado en una sala de la pequeña Ereván de entonces, el líder de la defensa de Van fue proclamado como “dictador”, un título moral que le autorizaba a tomar rápidas decisiones frente a tantos peligros. Los tres frentes de batalla, de donde los armenios no retrocedieron, fueron Karakilisé (Vanadzor), Pash Aparán (Aparán) y Sardarabad. El comando supremo estaba a cargo del general Tovmás Nazarpekian, quien también manejaba el frente de Karakilisé. En los otros dos frentes, actuaba el general Movsés Silikian, quien había designado a Tro en Pash Aparán, y a Pek Pirumian en Sardarabad. Nazarpekian en Pash Aparán, contaba con 10 mil soldados, mientras que los turcos atacaban con 20 mil. Silikian, tenía una tropa de 12 mil para enfrentar a 35 mil en Pash Aparán y Sardarabad. Los armenios no tenían ni retaguardia, ni tropas de refuerzo. Fue una semana histórica, cuyos detalles y anecdotas debería repasar cada armenio en estos días.
 
En Karakilisé, al mando de Karekín Njteh, el combate duró del 24 al 28 de mayo. Al principio, avanzaron triunfantes, pero el contraataque provocó la retirada armenia, que con esa acción, al costo de perder la tercera parte de los combatientes, impidieron el avance del enemigo hacia Ereván. En Pash Aparán los turcos comenzaron a avanzar el 23 de mayo, pero fueron derrotados. Atacaron nuevamente con regimientos de reserva. Los armenios pelearon hasta el 28, y nuevamente derrotaron a los turcos. En Sardarabad, hasta Echmiadzín, fueron las luchas más sangrientas. Todo el pueblo participó de la defensa, incluyendo a mujeres y niños que socorrían a los heridos. Nadie se quedó en su casa. El obispo Karekín Hovsepian, luego Karekín I del Catolicosado de la Gran Casa de Cilicia, alentaba al pueblo con sus vibrantes arengas, evocando la guerra de Vartanank, que curiosamente, había ocurrido por esa misma fecha, pero en el año 451.
 
Los triunfos logrados con el esfuerzo extremo, habían permitido detener el avance de Turquía, que derrotada en otros frentes, había concentrado todo su poderío militar para este objetivo panturquista. El triunfo del espíritu de la resistencia del movimiento de liberación nacional se concretó en estas tres batallas, y en otras batallas estratégicas del General Antranik y otros jefes militares que ayudaron a equilibrar el frente.
 
El aspecto político del proceso que derivaría en la creación de la República, tuvo lugar en Tiflís. Las naciones integrantes de la malograda Federación Transcaucásica, comenzaron a declarar su independencia. Georgia y Azerbaidján, con el acuerdo de Alemania y Turquía respectivamente. El representante alemán en Batum, general Von Losov había reconocido, el 12 de mayo, que la intención de los turcos era liquidar a los armenios de Transcaucasia. El 26 y 27 de mayo, se disolvió el Seim por el acuerdo azerí-georgiano, y Armenia quedó sola, viéndose obligada a declarar su independencia el 28 de Mayo de 1918.
 
La República de Armenia fue creada, con el sacrificio extremo de sus valientes hijos, quienes actuaron como reza el himno nacional “Mer Hairenik” (Nuestra Patria):
 
En todas partes la muerte es una,
el hombre muere una sola vez;
pero feliz de aquel que muere 
por la libertad de su Patria.
 
Así como Armenia pudo renacer con sus valientes resistencias, de las cenizas del Genocidio; gracias a los héroes de las batallas libradas en torno al monte Aragadz, se comenzó en 1918 a construir, con la voluntad popular, una república que debía crear de la nada, un estado libre y democrático, con justicia social.
 
Fue a partir de 1918, que se constituyó la capital en Ereván, que se votó la jornada de ocho horas de trabajo, que se realizaron las primeras elecciones democráticas, y tantas otras iniciativas que tuvieron por supuesto, obstáculos, errores, y mucho sacrificio. Armenia fue sovietizada en 1920, siguió la reconstrucción y los armenios participaron en otras guerras. Llegó la perestroika, en 1988 comenzó el movimiento por Nagorno Karabagh y en 1991, expresando los anhelos populares, se decidió referéndum mediante reasumir la independencia, para seguir trabajando responsablemente, ineludiblemente unidos, por un futuro mejor.
 
Es por ese camino de los ideales de mayo de 1918, que superando errores y empeñando toda la capacidad de sus hijos, se afianzará un futuro mejor para toda la armenidad.
 
C. L. H.
 
 
Fuentes: 
-Ashot Arzruní, “Historia del Pueblo Armenio”, Buenos Aires-Madrid, 2010
-Stepán Boghosian, “Panturquismo ayer y hoy”, Ereván, 1990º
 
 

Fuente: DIARIO ARMENIA

 
 
« Nota anterior Próxima nota »
 

Más noticias

Nos interesa su opinión. Escríbanos su comentario:

 
 
COMENTARIOS
 
Jose Lapachian Lapachian | Montevideo | Argentina | 29/05/2015

muy bueno toda la historia de nuesraquerida armenia.
 1 Reportar Abuso     Responder este mensaje
 
Diani Karabedian Ismirlian | Caba | Argentina | 28/05/2015

sin comentarios solamente GRCIAS
 1 Reportar Abuso     Responder este mensaje
 
 
 Home  Arriba  Imprimir  Recomendar
 

RADIO EREVAN NIGHTS EN VIVO !

PULSA Y ESCUCHA LA MEJOR MUSICA !

SIGUENOS EN...
      

APRENDE ONLINE

SERVICIOS IAN

DOBLE CIUDADANIA DE ARMENIA

  ARCHIVOS hasta el 05/04/2011

ARCHIVOS desde el 06/04/2011

AGENDA COMUNITARIA

MP3.. MUSICA ARMENIA !

RADIO.. EREVAN NIGHTS

TV desde ARMENIA ONLINE

TV ARMENIA desde EEUU

NUESTRO ARARAT, IMAGEN FONDO PANTALLA

VISITAS
CRUZ ARMENIA

ESCUDO ARMENIA

 
 
www.ian.am
Desde 2005-2018 INTERNATIONAL ARMENIAN NETWORK - Todos los derechos reservados. Buenos Aires, República Argentina