102 ANIVERSARIO DEL GENOCIDIO ARMENIO

 

 
 
SUMATE YA !!


  APRENDE ARMENIO


ESCUCHA A ALIN & TALIN

18-11-2011 | CATEGORÍA: GENERAL (clic)  Visitas 1803 | Comentarios 1
 

LA TIERRA DE HAIG, LA MEMORIA DE UNA NACION QUE QUIERE PERMANECER

 Home  Comentar  Imprimir  Recomendar
« Nota anterior Próxima nota »
 

 

 

Por  Javier García Galiano
 
 
Hay geografías remotas y desconocidas que pueden volverse familiares e íntimas. En un hecho ancestral puede cifrarse un destino. No pocos hombres han crecido y vivido añorando, imaginando, fabricando recuerdos de una tierra que han conocido por relatos familiares, que acaso han visto en fotografía, a la que aluden ciertas canciones, de la que a veces parece que sólo ha quedado un idioma, una religión, unas costumbres y los hechos que han marcado su historia.
 
Quizá sólo la memoria podía perpetuar la existencia de esa tierra y la de la religión, el idioma y la historia que la conforman. No me refiero a una existencia imaginaria, sino a aquella que suele considerarse física, en la que sólo creen los sentidos. Una historia olvidada y también desaparece cuando la habitan hombres con otro idioma y otras costumbres, que acaso la pervierten al conferirle otra arquitectura, otro sentido a su naturaleza, otra memoria.
En una tienda de licores y alcoholes, La Victoria, que estuvo en la calle de Las Cruces, en la de Correo Mayor y finalmente en Uruguay 143, en el barrio de La Merced, en el Distrito Federal mexicano, refiere Carlos Antaramián Flores en Del Ararat al Popocatepetl. Los armenios en México, Gabriel Babayán, que acaso fue el primer armenio que se estableció en México y que debido a su trato con los sirios, su hijo, hasta 1920, creía que era sirio; que había adquirido el rancho Los Sauces, en Acámbaro, Michoacán, donde se casó con “la hija de españoles” nacida en Acámbaro, Ysidra García, parecía haber empezado a olvidar su idioma cuando Mardirós Chitjián y Levón Bodosián lo saludaron en su tienda diciéndole “Parev hairehnahgtzee” (hola, paisano). “En 29 años”, recuerda Chitjian, “no había visto a otro armenio ni hablado su idioma materno”.
 
Armenia, cuyo nombre puede leerse en la décimo primera edición de la Encyclopaedia Britannica, sucedió por primera vez en las inscripciones cuneiformes de Darius Hystaspis, y a la que los hais prefieren llamar Hayastán, la tierra de Haig, su fundador, según los geógrafos, puede hallarse de los 37° a los 49° de longitud este y de los 37 1/2° a los 41 1/2° de latitud norte. Se le considera una prolongación occidental de la gran meseta irania. En el norte desciende abruptamente al Mar Negro, en el sur rompe en terraplenes acentuados hasta las tierras bajas de Mesopotamia, y en el este desciende hasta las mesetas bajas de Persia. Contiene al lago Van y el Tigris y el Eufrates, entre otros ríos, recorren esa tierra, que han pretendido considerar dentro de su geografía, entre otros, romanos, persas, rusos, turcos y nómadas.
 
Aunque veneran su tierra, los armenios parecen condenados al éxodo, no sólo por su disposición para el comercio, sino porque han estado señalados por una persecución atroz, que ha derivado en la ejecución sistemática de más de un millón de personas -entre los obsesionados con su exterminio han estado los turcos, que, durante la Gran Guerra, perpetraron en Van una de esas matanzas siniestras que la humanidad prefiere ignorar-. “Todas las familias perdieron a alguien”, sostiene Ara Piloyán en Del Ararat al Popocatépetl. “No conozco una que me diga que salió ilesa... su padre o su madre o su hermano, que se salvaron de manos de estos tipos porque, pues no, nunca supe, nunca supe y siempre he pensado que el 100 0/0 perdió a alguien, y si hubiera más del 100 0/0 pues más, pero no hay”.
 
Armenia parece estar en todas partes. El imperio romano y el otomano, Persia y la Unión Soviética pretendieron que su geografía conformara la que habían conquistado; por eso estuvo ahí. Los sobrevivientes de las persecuciones atroces que los han amenazado y sus descendientes la han rememorado en la tienda de licores y alcoholes La Victoria, en México, y en Trocadero, en Siria y en París, en Hong Kong y en Montevideo, en Nueva York y en Moscú, en Toronto y en Viena. Dispersos por el mundo, esos sueños memoriosamente recurrentes son como un rompecabezas disperso que, al unirse, reproduce Armenia.
 
para Armando Hatzacorsian
 
 

Fuente: http://www.eluniversal.com.mx/editoriales/55709.html

 
 
« Nota anterior Próxima nota »
 

Más noticias

Nos interesa su opinión. Escríbanos su comentario:

 
 
COMENTARIOS
 
Suzana Meldonian | Sao Paulo | Brazil | 18/11/2011

materia excelente, adorei le la e vou compartilha la !! obrigada pela riqueza de dados e por falarem de uma regiao tão linda e tão cheia de historia.
 0 Responder este mensaje
 
 
 Home  Arriba  Imprimir  Recomendar
 

RADIO EREVAN NIGHTS EN VIVO !

PULSA Y ESCUCHA LA MEJOR MUSICA !

SIGUENOS EN...
      

APRENDE ONLINE

SERVICIOS IAN

DOBLE CIUDADANIA DE ARMENIA

  ARCHIVOS hasta el 05/04/2011

ARCHIVOS desde el 06/04/2011

AGENDA COMUNITARIA

MP3.. MUSICA ARMENIA !

RADIO.. EREVAN NIGHTS

TV desde ARMENIA ONLINE

TV ARMENIA desde EEUU

NUESTRO ARARAT, IMAGEN FONDO PANTALLA

VISITAS
CRUZ ARMENIA

ESCUDO ARMENIA

 
 
www.ian.am
Desde 2005-2017 INTERNATIONAL ARMENIAN NETWORK - Todos los derechos reservados. Buenos Aires, República Argentina